Coaching – Gestal

Posted on Actualizado enn


De acuerdo con la International Coach Federation  “El coaching profesional es un proceso de acompañamiento reflexivo y creativo con clientes que les inspira a maximizar su potencial personal y profesional.

Se considera que existe una relación de coaching profesional cuando en el coaching se establece un acuerdo (incluidos los contratos) que define las responsabilidades de cada parte.

El proceso de coaching tradicional propuesto por LA  ICF brinda los siguientes beneficios.

Beneficios para la persona:

Desarrollar nuestras capacidades y fortalezas.

Ganar en eficiencia y disfrutar más las cosas.

Tomar decisiones con conciencia, conocimiento, argumentos y valores.

Confianza en nosotros mismos.

Arriesgar por lo que queremos.

Beneficios para la organización:

Consolidar con rapidez y eficacia nuevas promociones o cambios de asignación.

Potenciar la fidelización del talento interno.

Integrar metodología que multiplica las capacidades de las personas.

Innovar en procesos o modelos de gestión.

Potenciar resultados de negocio.

En el proceso de  coaching  se debe trabajar con personas que no presenten algún problema de salud mental o psicopatológica.  Los candidatos al proceso de coaching son personas que cuenten con los recursos personales para  lograr sus objetivos, pero que hasta el momento no han encontrado la manera de desarrollar todo su potencial.

Como se ha mencionado, el coaching es un proceso que se enfoca en el  crecimiento o en el desarrollo personal, buscando construir las soluciones necesarias para alcanzar sus metas.

El coaching Gestalt se distingue por su énfasis en los procesos relacionales centrados en el presente, el uso del Awareness del coach como herramienta en  el proceso de cambio.  En el enfoque de Coaching Gestalt además de ayudar al cliente a lograr sus objetivos, busca favorecer nuevos aprendizajes, expresiones emocionales  genuinas y  cambio de actitudes.

El coach Gestalt está entrenado para promover el darse cuenta del coachee al enfocarse en el aquí y ahora. La meta de proceso es que  el coachee se enfoque en sus objetivos presentes sin olvidar la experiencia emocional que emerge en su búsqueda.

El darse cuenta es fundamental para complementar el cumplimiento de objetivos y metas de vida del coachee.  

El coach Gestalt promueve las siguientes habilidades en el coachee para la favorecer un cambio nutricio en la búsqueda de una vida saludable.

Ampliación de conciencia del cliente.

Activación emocional, dialogo existencial, cuestionamiento de las limitaciones existenciales, descubrimiento de miedos irracionales, fortalecimiento del autoapoyo, cumplimiento de metas  y objetivos.

El Coaching Gestalt ha sido desarrollado  por los teóricos del Instituto Gestalt de Cleveland, principalmente por Sonia Nevis. Con base en la propuesta de Coaching Gestalt del instituto de Cleveland  podemos resumir las siguientes habilidades principales de un coach Gestalt:

Habilidad para estar presente y enfocado en el proceso con la confianza organísmica  en la proceso de actualización que sigue el cliente.

Sensibilidad  propia y hacia  las demás personas.

Lograr contactar con sus propias reacciones emocionales y las de los demás.

Habilidad para especificar, clarificar y encauzar los asuntos de los clientes.

Capacidad para promover el darse cuenta que le permita al cliente diferenciar entre sus deseos y necesidades.

Habilidad para identificar las potencialidades del cliente para ayudarlo a resolver sus problemas en el aquí y ahora.

Habilidad para describir fenomenológicamente la experiencia relacional con el cliente.

Apreciar el significado de la experiencia del campo relacional.

Ser consiente de los procesos estéticos, transcendentes, y creativos en el proceso de coaching Gestalt.

Podemos concluir s concluir que la Gestalt promueve una actitud basada en la presencia, el contacto emocional, el darse cuenta, la conciencia y el compromiso existencial. Al integrarse la Psicoterapia Gestalt y el Coaching se  mantienen los mismos valores humanistas pero integrando la metodología de acompañamiento centrada en el cambio. Desde este enfoque se considera a las personas como seres integrales  con una tendencia a seguir desarrollándose de manera ecológica e integral.

El Coaching Gestalt emerge de la fusión del Coaching y la Gestalt, contemplando en este proceso la aceptación del pasado, la construcción del futuro y la re-significación de ambos experiencias con base en la ampliación de conciencia. Sin olvidar que la prioridad de este enfoque es el presente: aquí y ahora, creando procesos de facilitación del  cambio buscando alcanzar la mayor profundidad, congruencia y eficacia en el coachee.

Por Francisco Javier Díaz Calderón

9 julio 2016